¿ El salir a cenar, después del Covid 19, seguirá siendo salir a disfrutar ?

Después de oír los adelantos que nos llegan de China en cuanto a lo que nos espera en la hostelería en los próximos meses me he hecho una reflexión que me lleva a la siguiente “película”.

Benidorm, Agosto 2020.

Nos encontramos en una preciosa noche de verano. El termómetro marca 25º. Viernes 22,00 horas.  Recojo a mi pareja y nos vamos a pasar una “feliz velada”. Primero iremos a cenar y después a tomar una copa a un pub de los que se distinguen por su ambiente agradable.

Lógicamente, salimos de casa con nuestra mascarilla como obliga la ley. Una vez puesto el tapabocas montamos en el coche, yo adelante en la parte izquierda y ella detrás a la derecha. Nos dirigimos al Restaurante de moda y tenemos la suerte de aparcar al lado de la entrada. En la parte de afuera, observo una cola de unas 20 personas con una separación de 2 metros de persona a persona. Dada la menor capacidad del establecimiento es lógico que los tiempos de espera hayan aumentado, motivo por el cual, nuestro tiempo de espera es de 45 minutos.

Por fin ya nos toca…… ALTO. Lo primero tenemos que presentar con nuestro movil un código QR, el cual certifica que estamos libres de contaminación, los dos. Una vez “aceptados” (pasados el primer control), llegamos a la denominada zona de limpieza. Allí nopasamos por un arco desinfectante, el cual nos riega con una nebulización de un líquido, el cual nos dejará limpios delposible virus…. pero ALTO. Pregunta, ese líquido, que en teoría nos higieniza, ¿ es inocuo para el bolso de Gucci de mi pareja ?. Ya sabemos que los trajes de nuestras chicas son de tejidos a veces superdelicados… y que pasa si se altera una prenda? La pagará el seguro del restaurante?. Porque por lo visto el tiempo que hay que estar debajo de esas duchas son 45 seg, y en ese tiempo…algo se “mojará” no?. Gracias a Dios mi pantalón no ha encogido… menos mal.

Continuamos en el pasillo de acceso y llegamos al segundo control. Nos higienizamos las manos con el liquido desinfectante y el maître nos acompaña a nuestra mesa… (perdón cubículo). Tenemos la mesa del final, ósea la número 5. (antes era la 12). Nuestra mesa, para 2 personas como la mayoría de las del local está separada por una pantalla de metacrilato transparente a cada lado y una en medio de los dos, levanta una altura de unos 60 centímetros en el frente que nos separa. Por fin ya estamos “listos” para empezar la velada.

Lo primero, accedemos con nuestros móviles a la web del establecimiento y elegimos lo que queremos para cenar. Yo elijo dado que hace una noche calurosa y no se pueden compartir platos entre 2 personas por ley, una Crema de Espárragos fresquita y de segundo unas Cocochas de Merluza al Pil-pil. mi pareja un Carpaccio de Black Angus y un Rodaballo al horno de segundo. Todo lo regaremos con un exquisito blanco de Rioja de  Maturana Blanca.

A los 5 minutos, el sommelier nos sirve el vino en nuestra copa correspondiente y se genera el primer problema… una vez servido el vino donde deja la botella? Si la deja en mi parte, cada vez que yo quiera rellenar la copa de mi pareja tendría que levantarme y hacer filigranas para rellenársela. En el caso que el servicio fuera de 5 tenedores, el profesional debería dar la vuelta a la mesa (si se puede y no esta pegada a una pared) para servirnos a ambos….. Incomodidad.

Tras 10 minutos de espera, en eso hemos mejorado, al tener menos aforo y las cocinas mantenerse en el mismo tamaño, mis colegas cocineros trabajarán más desahogados y por lo tanto con más celeridad, nos llegan los primeros platos.

Mi crema tiene una pinta extraordinaria. Cojo mi cuchara sopera y tras cargarla me dispongo a introducirla en la boca…. pero ALTO, ante debo de retirar la mascarilla e introducir la cuchara en mi boca, después volver a bajar la mascarilla. 10 segundos mas tarde, repito la operación, así hasta que se vacíe mi plato. Esto es así, por ley. NO SE PUEDE QUITAR NADIE LA MASCARILLA DURANTE LA COMIDA. Total me la he retirado y colocado unas 12 o 14 veces… Que incomodidad.

Mi pareja, hace lo mismo con su Carpaccio de Black Angus, otras 12 o 14 veces. Además deseaba darme a probar un poco de ello pero 2 problemas. UNO prohibido compartir nada con los cubiertos. DOS no podría darme a probar nada dado que tenemos una pantalla que nos separa, deberíamos ponernos de pie los dos para que ella me lo introdujese en mi boca….. Osea imposible.

A los pocos minutos el Jefe de Rango nos desbarata la mesa, la marca con los cubiertos correspondientes y se dispone a traernos los segundos. Evidentemente, por tema de espacio se acaba el denominado Servicio a la Inglesa (de fuente a plato) y queda exclusivamente el servicio a la Americana.

Llegan mis Cocochas de Merluza y su Rodaballo al horno. Volvemos a empezar, mis 20 cocochas me llevan a levantarme la mascarilla otras 20 veces, que junto a 5 veces que he bebido, llevo 39 veces… Que pesadez… Yuliedt ahí sigue con su pieza magnífica y otras tantas veces levantamiento de mascarilla.

Lo mas importante hasta ahora… lo que iba a ser una velada íntima, se ha convertido en un mercadillo, no se puede hablar en voz baja, entre la mascarilla que tiene cada uno y la separación de metacrilato hay que pegar unas “voces” para llegar a poder irse… que desastre. No ha habido conversación. No nos podíamos comunicar.

Regresa el camarero y nos pide los postres… Postres?? no déjelo para otro día. Café les apetece a los señores ?… No gracias….Un licor, cava, o alguna cosa ? Muchas gracias.  Entramos de nuevo a la aplicación de internet, pagamos y nos vamos. Fin de la experiencia.

Una copa ahora la llamada “ultima”… va a ser que no. Mira nos vamos a casa nos tiramos en el sofá y allí nos tomamos la ultima. Te parece?. Si cariño hagamos eso.

MORALEJA: Pobre hostelería… hasta que no salga la vacuna del Coronavirus no veo como podrá mantenerse la restauración de cierto nivel. El Sandwich y bocadillo no tendrá problema pero eso si, a ver donde se van a comer y como dice la ley… entre bocado y bocado ponerse la mascarilla.

38 dias de confinamiento.

PDTA: Leo ahora en el INFORMACION de Alicante, que en Benidorm cerrará 1 de cada 4 bares y restaurantes. MORTAL

Mañana más y mejor…