Como preparar café en una cafetera AeroPress

cafetera aeropress

Esta cafetera se utiliza normalmente para producir café de filtro parecido al de la French Press o cafetera de émbolo francesa, pero con un resultado más limpio. También la podemos utilizar para producir un café no tan aguado, más concentrado, que no es exactamente igual al espresso(no es tan intenso ni tiene su característica crema al no estar producido a tan alta presión), pero que nos sirve de sustituto casero para nuestros lattes o capuchinos.

Vamos a  utilizar una receta, basada en el método invertido, pero os recomendamos que probéis varias recetas y que variéis los distintos parámetros para encontrar el sabor e intensidad que más os agrade.

Para comenzar, colocamos el émbolo dentro de la base, entre el número 3 y 4 que está pintado en el exterior, y le damos la vuelta a la AeroPress. Vamos a utilizar 25 gramos de café recién molido. El café lo vamos a moler bastante fino, con un grosor parecido al de la sal de mesa. En mi molinillo eléctrico de 15 posiciones, lo he molido al 6 (cuanto más bajo es el número, más fino). Con ayuda del embudo, lo introducimos en la AeroPress.

A continuación necesitaremos agua a unos 93ºC. Cuando tengamos el agua lista, vamos a colocar uno de los filtros de papel en el portafiltros y vamos a utilizar un chorrito de ese agua caliente para mojar el filtro, aún sin colocar el portafiltros en la AeroPress. Esto hará que el filtro no aporte un regustillo de papel al café.

Posteriormente vamos a infusionar el café con el agua caliente. En total utilizaremos 80 mililitros de agua, pero verteremos el agua en dos etapas. Para medir el agua, puedes usar un vaso medidor o simplemente colocar la AeroPress encima de una báscula de cocina. Echamos una tercera parte de esos 80 ml y removemos con la cuchara unas tres veces. Luego vamos a ir echando el resto del agua lentamente y lo dejamos reposar unos 45 segundos en total, contando desde el momento en el que removimos.

Ahora es el momento de colocar el portafiltros a la Aeropress. Lo enroscamos bien, damos de nuevo la vuelta a la Aeropress y la apoyamos en nuestra taza favorita. Asegúrate de que sea una taza resistente, pues vamos a empujar el émbolo con gran fuerza constante hasta que extraigamos todo el café. Ya tenemos lista la base de café para el capuchino o latte.