66 Consejos para hacer buena Fotografía Gastronómica

photo

 

Llegan las Navidades y seguro que muchos de vosotros sacareis muchas instantáneas de esa receta de mamá o de la abuela para inmortalizarla y verla dentro de unos años y decir… aún recuerdo los caracoles que hacía la abuela.. mira…míralos.  

A continuación, os hago llegar 66 consejos que nos puedan servir de base para realizar fotografías gastronómicas con un nivel mínimo de calidad el cual nos pueda acercar a la realidad de una exquisita degustación del plato. Que los disfrutes.

1      Se puntual con el plato. Algunas partes del plato pueden estropearse “ópticamente” si pasa mucho tiempo una vez elaborado. Por ejemplo, si el plato contiene queso fundido éste se pondrá duro en poco tiempo y el plato empezará a resultar menos apetitoso en la foto. En realidad, necesitas lo primero saber que quieres fotografiar del plato para perder el mínimo tiempo posible.

2      Cuida los más mínimos detalles. Por ejemplo, si estás fotografiando carne a la parrilla asegúrate de que esas marcas de la parrilla queden bien visibles en la carne, eso le dará mayor atractivo y vistosidad.

3       Evita los excesos. Nada resulta más desagradable que la foto de un plato lleno de comida a rebosar. En la fotografía gastronómica utiliza siempre pequeñas cantidades, nunca  “raciones” de antiguo restaurante.

4        Haz las fotos con luz natural SIEMPRE. No hay excepciones. Dispara en horas de plena luz diurna y hazlo cerca de alguna ventana despejada de cortinas. Así tu receta obtendrá todo el protagonismo que necesita.

5       Juega con la Profundidad de Campo. Para ello necesitas disponer de un objetivo como éste y aplicar con el plato

6    Enfoca el punto del plato más cercano a la cámara. Este consejo combinado con el anterior de la Profundidad de Campo reducida hará que la parte más cercana del plato aparezca nítida, muy muy nítida, mientras todo lo demás tirando atrás va perdiendo enfoque y nitidez.

7      Dispara desde el nivel del plato o casi. Si encuadras la foto desde muy arriba apuntando hacia abajo en la mayoría de los casos tendrás una perspectiva poco atractiva. En cambio, bajarte casi al nivel del plato y dispararlo desde ahí de cerca crea una mayor sensación de cercanía y realismo en la mente del espectador.

8     Algunos alimentos quedan mejor en un trozo de papel dentro del plato. Que parezcan que están a medio comer. Los platos con salsa o aceitosos no permiten esta regla, pero sí otros como sándwiches, hamburguesas, nuggets y cosas así. Dan un toque genuino y muy artesanal.

9    A veces, si se puede, coloca tus platos en una mesa de madera. La madera queda muy bien como fondo en las fotos de platos, transmite realismo, tradición y sencillez.

10   La protagonista de la foto debe de ser la comida, es por ello que no sirvas la comida en el mejor plato que tengas, ni te molestes en desplegar ese mantel de motivos artísticos.. No interesa por lo tanto estropearle su momento de gloria ni hacer que la atención del espectador se divida entre comida, recipiente, mantel, etc. Necesites que la gente se fije en el plato, no en el mantel.

11    Cambia de posición con respecto al plato a fotografiar. No caigas en el error de disparas todas las fotos desde la misma perspectiva. A veces dar una vuelta alrededor de la mesa e ir disparando desde distintos puntos de vista nos puede revelar grandes fotos que desde la perspectiva original no parecían tan interesantes.

12     No debes de empezar gastándote mucho dinero. Seguramente te puedes arreglar con lo que tengas. Incluso con el móvil te puede servir y sobrar.

13    El Trípode es esencial en fotografía de producto, principalmente porque la nitidez es una de las claves de cualquier tipo de fotografía de producto. La nitidez nos permite ver el detalle de las texturas y del color, absolutamente esencial cuando trabajamos con comida. Cuando decimos que comemos con los ojos, es cierto. El trípode te permitirá también trabajar la composición adecuada y pausadamente. Podrás así observar con detenimiento a través del visor y levantarte a cambiar y mejorar lo que te parezca sin variar el encuadre o el ángulo.

14      Que objetivo debo de utilizar? En cuanto al mejor objetivo, cada maestrillo tiene su librillo, pero los que probablemente no te van a defraudar son:

 50mm o focal media: Es el que más se asemeja al ojo humano, y suele ser una óptica muy luminosa (f/1.4 o f/1.8), lo que se traduce en la posibilidad de jugar con profundidades de campo reducidas. Además, no supone un desembolso tan prohibitivo como otros objetivos de la misma luminosidad y te será útil para casi cualquier tipo de fotografía.

 Objetivo macro de focal larga: Un objetivo macro largo (de 60mm a un 105mm) con una apertura f/2.8 sería ideal. Esto puede ser para comprar a posteriori, ya que su precio ronda los 500 a 800 Euros dependiendo de la marca.

 15    Y Debo de usar reflectores? Puede serte muy útil contar con un reflector, dependiendo de cómo sea el lugar donde vas a tomar tus fotografías. Te permitirán redirigir y modelar la luz, son muy baratos y además te servirán para otro tipo de imágenes como retratos.

16       Difusor sí o no? Una simple cortina clara o papel de seda delante de una ventana puede funcionarte como el mejor estudio del mundo. La cortina te servirá para transformar la luz dura en luz suave y reducir un posible contraste exagerado (paso muy rápido de las luces a las sombras) de sombras muy marcadas.

 17     Necesito un buen atrezo gastronómico? Esto es como todo. Un buen adorno ayuda y mucho. Pero como en temas de gastronomía en todos los hogares suele haber y mucho, debemos de aprovechar muchos de estos objetos. Veamos ejemplos.

 Fondos de diversos tonos. No hace falta nada muy elaborado, con unas cartulinas, una pared lisa, una madera, etcétera será más que suficiente para empezar.

Vajilla diversa: platos de diferentes tamaños, diseños, cucharas de estilo antiguo o moderno, cazuelitas, manteles, servilletas… Puedes ampliar tu colección hasta rayar la locura.

Maderas sobre las que colocar los platos. Son muy fotogénicas, naturales, aportan textura a la imagen y pueden ayudarte a realzar los platos. También pizarra, mármol, etcétera te serán de utilidad.

Complementos culinarios como saleros, cascanueces, teteras, cafeteras y otros enseres culinarios que pueden ayudarte a completar la historia de tu plato. Además, los antiguos suelen darles a las fotografías una sensualidad especial.

Un vaporizador: Te ayudará a aparentar frescura en vegetales y frutas, si no dispones de uno aprovecha un bote de colonia vacío, etc. Estoy seguro que en casa todos tenemos muchos de sustancias que se han acabado.

18      Que ISO utilizo?   Una ISO lo más baja posible te asegurará una menor aparición de ruido en la imagen y, por lo tanto, una mayor nitidez. Este valor suele estar en unos 100 o 125, dependiendo de la cámara.

 19  Apertura de diafragma: Para destacar ciertas partes del plato, solemos utilizar aperturas de diafragma que nos permitan trabajar con poca profundidad de campo (valores bajos como f/1.4), para poder aislar y enfatizar el sujeto principal, en este caso, la comida.

 20   Que velocidad?  Si estás utilizando trípode y fotografiando un elemento estático, en principio no debería suponer un problema, pero si quieres añadir un punto artístico a tus composiciones y fotografiar el movimiento (harina cayendo, sal, miel, especias… lo que se te ocurra) entonces deberás recordar que para congelarlo necesitarás mucha luz y velocidades muy altas, y para mostrar su recorrido, velocidades más lentas.

21  Modo de medición puntual: es el más preciso y el más recomendado para fotografiar sujetos estáticos, ya que es el que te dará mejores resultados.

Espacio de color Adobe RGB: Es el que almacena mayor información de color, y en el caso de los ingredientes y la comida en general, donde todo nos entra por la vista, el color cobra una vital importancia.

Histograma: No te fíes de tus ojos, la única prueba fiable en lo que a una correcta exposición se refiere es el histograma de la imagen y, sobre todo, una buena interpretación del mismo.

22 ¿Merece la pena si la cámara lo permite, guardar la imagen en RAW?  Es más que probable que vayas a editar la imagen después de hacerla, por lo que disparar en RAW para así tener la mayor información disponible del archivo te asegurará mejores resultados.

23        Que Tipo de enfoque utilizar?  El más indicado para sujetos estáticos es el AF-S u One Shot, por ser el más preciso.

 24       Balance de Blancos: Controlar la tonalidad dominante de la escena (luces cálidas pueden teñir de naranja la escena o luces frías de azul o verde) es una parte esencial de la fotografía gastronómica. Recuerda que la comida debe parecer natural y apetecible.

25    Como realizar una buena composición.

Si no sabes por dónde empezar, te recomiendo que lo hagas ciñéndote a las reglas o normas de composición básica que, para empezar, te darán buenos resultados y te ayudarán a colocar los elementos de forma ordenada dentro del encuadre. Las más utilizadas son:

  • Regla de los tercios: Según la cual, el centro de interés de una imagen se sitúa en la intersección originada por la división de la imagen en tres tercios horizontales y verticales. Allí es donde se sitúa el punto de mayor interés de la fotografía.
  • Espacio negativo: Todo aquello que rodea de forma neutra (sin aportar información) al sujeto principal, se conoce como espacio negativo.
  • Formato vertical: Te animo a probar este formato ya que si en alguna disciplina de la fotografía es imprescindible es en la gastronómica
  • Menos es más: Composiciones abarrotadas de elementos colocados al azar, hacen que la vista del espectador se pierda en el caos. Es mejor poner pocos o justificados elementos en la imagen, y guiar la mirada del que observa la imagen, a través de las líneas, la regla de los tercios, etcétera.
  • Factor humano: No olvides que en cualquier imagen en la que aparezca un elemento humano, este cobra especial importancia, ya que nos permite empatizar, sugiere cercanía

26    Punto de vista para enfocar. Es un campo donde puedes dar rienda suelta a tu creatividad, ya que la fotografía culinaria permite numerosos y atrevidos puntos de vista capaces de transformar por completo una imagen.

Ángulo de 45º: Dicen que es el ángulo desde el que nos situamos cuando nos disponemos a comer, y por ello lo concebimos como un ángulo muy natural.

Cenital: Permite composiciones de varios elementos (o uno solo) desde un punto de vista elevado (completamente desde arriba). Si utilizas este punto de vista, es muy importante que intentes que todos los elementos estén en foco.

Normal: O a la altura de los ojos, nos ofrece una mayor sensación de profundidad para poder jugar con los diferentes planos.

Recuerda que no debes conformarte con una sola imagen, haz varias fotos cambiando el punto de vista, muévete alrededor de la escena, acércate, aléjate…

 27    Una buena Iluminación es vital. Es clave en cualquier tipo de fotografía, pero aún más, si cabe, en aquella donde eres capaz de controlar y modelarla a tu antojo como son las imágenes de “estudio” (sea este casero o no).

 Luz lateral: Es, seguramente, el ángulo de iluminación más utilizado en fotografía gastronómica, ya que enfatiza los volúmenes y las texturas de los elementos.

Clave alta y clave baja: Si te das una vuelta por la red en busca de imágenes gastronómicas, verás que clave alta y baja son muy utilizadas.

Luz suave y difusa: Empieza buscando este tipo de iluminación más “amable” con los elementos y más fotogénica y sencilla de utilizar.

Luz natural: la más fotogénica y fácil de utilizar y la que mejores resultados te proporcionará. Busca el lugar con la mejor iluminación disponible, estudia cómo inciden los rayos de luz, a qué hora se consiguen los mejores resultados, e instala allí tu pequeño “estudio” de iluminación.

28     Una buena Edición. Lo más importante a la hora de retocar tus imágenes es que recuerdes que la comida debe parecer comida, es decir, un HDR en un tomate quizá te parezca chulísimo, pero a nadie le va a apetecer comerse un tomate en HDR. La edición debe respetar las texturas y los colores naturales en todo momento, por lo que es importante que toda la edición se centre en:

  • La comida debe parecer comida.
  • La comida debe parecer fresca y en buen estado.
  • La textura de los alimentos es esencial, ya que a través de ella se activa nuestro sentido del tacto.
  • Los colores son muy importantes precisamente para transmitir el buen estado de la comida, pero también para hacernos destacar a nuestro protagonista principal.
  • El balance de blancos es la tonalidad dominante de la escena, y nos ayuda a transmitir frialdad, calidez o un tono neutral a la imagen.

Cuida la edición

29 Tener inspiración. Pinterest e Instagram son, seguramente, donde este tipo de fotografía ha arrasado con más virulencia, pero puedes encontrar este tipo de imágenes en prácticamente cualquier red social.

30 ¿Es fácil tomar fotos de comida? Básicamente, el estilista culinario es el responsable de embellecer la comida para hacerla más atractiva a la vista. Por su parte, el fotógrafo, se vale de ciertas técnicas que bien utilizadas, harán babear a cualquiera con el resultado. El estilistilista culinario está presente en campañas de publicidad para grandes marcas

31    Realiza disparos en ráfaga y no te conformes con la primera foto que hagas, cambia el ángulo, la profundidad de campo o el balance de blancos para conseguir la foto que buscas.

32    Trata de contar una historia y que no te dé miedo involucrar las manos. Sujeta los cubiertos, el vaso o simplemente coloca la mano al lado del plato, su tu historia se complementa mejor así, adelante.

33    Si lo puedes evitar no utilices filtros, la comida debe presentarse tal y como es. El éxito, depende más de aspectos como la técnica y la composición.

34   Limpia el fondo antes de tomar la foto. De esta manera, evitarás elementos que puedan distraer como manchas, migas de pan o elementos que no tienen por qué estar ahí.

35   Los platos de color blanco son ideales para servir comida de colores vivos.

36   La calidad de imagen se verá afectada en ambientes de baja iluminación, como sucede en muchos restaurantes. Vigila la sensibilidad ISO para que no aumente demasiado y aparezca ruido, utiliza una apertura de diafragma lo más abierta posible para ganar luz y una velocidad de obturación lo suficientemente rápida para no perder nitidez.

37      Sujeta bien la cámara o teléfono móvil para disminuir el riesgo de trepidación o movimiento.

38       Escoge ponerte cerca de una fuente de luz natural, si estás en un restaurante, pero evitando que los rayos solares den directamente sobre el plato a fotografiar.

39   Olvídate del resto de los comensales, que puedan mirarte raro al fotografiar tu plato antes de comerle. No tengas miedo de moverlo y jugar con los ángulos para la foto (cuidado que no se te enfríe).

40       Si no tienes con una buena fuente de luz natural, olvida tu proyecto fotográfico por esta vez y dedícate a disfrutar la comida. El flash no suele ayudar en este tipo de fotografía a menos que cuentes con reflectores y ventanas de luz que la suavicen.

41      Al tomar fotos de comida al aire libre, debes saber que el calor afecta a la frescura de un plato de ensalada. Para esto, puedes utilizar una base de hielo que la conserve por más tiempo. El limón también ayudará a evitar la oxidación de los vegetales y frutas, mientras consigues un buen ángulo.

42      Aprende a usar bien las opciones de fotografía de tu Smartphone o cámara de fotografía. Incluso puedes tomar un curso rápido sobre edición y cómo usar la luz natural al hacer fotos de comida con tu móvil.

43      Un truco para que las bebidas se vean frías sin lidiar con el hielo real que se derrite, es utilizar un pulverizador con agua.

44       Un secreto para lograr una foto de comida perfecta, es combinar el rojo con el verde, el tomate y la lechuga son un buen punto de partida para practicar en casa.

45      El mejor momento para hacer la foto es cuando el plato está recién servido. Bien sea caliente para inmortalizar el humo, o frío para capturar su frescor, dispara varias veces para asegurar la foto.

46       Si estás empezando en este tipo de fotografía, el ángulo de 45° es tu mejor aliado. Para lograr este encuadre, toma la foto desde la misma posición de tus ojos.

 47     Crea momentos. Aunque la comida es estática, si estás pendiente, podrás capturar instantes como cuando te sirven el vino en la copa, cuando se flamea un plato con brandy o cuando se sirve el aderezo sobre la ensalada.

48      Al componer, no todo debe estar en estricto orden y limpieza. Una foto inolvidable puede ser aquella que deja ver una taza de chocolate chorreando, unas migas de pan en la mesa o el corte de un trozo de carne a medio cocer.

49  No desesperes en tu intento por lograr una buena foto. Recuerda que los profesionales pasan muchas horas y requieren de equipos especiales de iluminación y edición posterior.

50    Prueba varios ángulos y practicando el “ensayo y error” hasta conseguir la foto que buscas. Claro que el factor tiempo es vital en este tipo de fotografía, pues la frescura de los alimentos influye en el resultado final.

 51       Fotos con alimentos poco cocidos. Los expertos recomiendan cocinar poco los alimentos para obtener un mejor resultado. En el caso de los vegetales, cuando están crudos tienen más colores y mientras más cocidos, pierden su color natural.

52          Captura bebidas con movimiento. De las fotos de alimentos, las bebidas son las menos generosas con la cámara. Practica haciendo fotos de una bebida mientras la sirves, por ejemplo, en una copa de vidrio, en lugar de solo el vaso con la bebida estática.

53        Aplica profundidad. Para lograr este efecto primero debes decidir que elemento del plato quieres resaltar. Si tienes un pescado con puré de patatas y brócoli, quizás quieres enfocarte en el pescado como el protagonista. Si no te decides, entonces utiliza la técnica de los colores. Enfoca el alimento de color más cálido y que lo demás se mantenga en segundo plano.

 54       Sé rápido. La comida puede estropearse muy rápido, un sándwich con queso fundido no se verá bien si dejas pasar mucho tiempo para tomar la foto. Lo mismo sucede en el caso de la ensalada, una sopa humeante o un helado que se derrite rápidamente. Así que la rapidez es un elemento vital para capturar buenas fotos de comida.

55      Evita los excesos. Aquí también aplica el término, menos, es más. La sencillez y las pequeñas porciones son más atractivas dentro de la fotografía gastronómica porque es más fácil componer con ella o hacer el plato más agradable al ojo humano.

56       Enfoca el punto más cercano al objetivo. De esta forma lograrás una nitidez única. Le dará profundidad de campo a las fotos, haciendo la comida el centro de la fotografía mientras que los elementos secundarios se van perdiendo.

57       Captura desde el nivel del plato. Si quieres lograr una sensación de cercanía única y muy realista, lo correcto es estar lo más cerca posible del plato a fotografiar. Un encuadre desde muy alto te dará una perspectiva poco atractiva. Prueba este consejo y te sorprenderá el resultado.

58      Agrega elementos útiles. Para tomar fotos de comida como una hamburguesa, colocar un trozo de papel dentro del plato, le dará un lindo toque artesanal. Los platos sobre una mesa de madera, transmiten simplicidad y autenticidad. Además, servir la comida en una vajilla sencilla hace que la comida sea la protagonista de la foto.

59    Hay varios Chefs que tienen en su plantilla, profesionales de la fotografía, para posteriormente utilizarlas en la promoción de sus negocios. Es por esto, que no pienses que con tu móvil vas a poder llegar al nivel de esos profesionales. Quizás con el tiempo llegues a ellos. Pero si eres neófito, no te preocupes si tus logros no se acercan a las fotos de las revistas.

60  En la fotografía profesional de alimentos se utilizan productos que no son comestibles, los cuales están orientados a mejorar el aspecto de los alimentos fotografiados y a evitar aquellos que se deterioran rápidamente. No ocurre así en los restaurantes, donde la buena presencia depende únicamente de las habilidades del personal y de la calidad de los alimentos. La foto debe de realizarse inmediatamente, una vez que nos han servido.

61       Fotógrafo y cocinero trabajan sincronizados. Los platos se sacan cuando ambos están preparados. Las salsas, aliños, etc., se añaden en el último momento para dar una apariencia de recién preparado.

62        Y por supuesto, las fotos son procesadas antes de ser expuestas. En la realidad son artistas del Photoshop. Este programa hace maravillas. De hecho, estoy seguro que las fotografías que sacan con sus cámaras y el resultado final son mera coincidencia.

63      Si tienes una réflex, úsala. Su sensor de mayor tamaño ofrecerá mejor resultado en el tratamiento del ruido y en el manejo de las ISO’s elevadas.

64        Recuerda respetar al máximo texturas y colores. Así, el ajuste preciso del balance de blancos es importante, evitando –por ejemplo- que el pulpo adquiera una tonalidad amarilla o verdosa, sinónimo de que no está bien.

65      Puedes girar el plato para buscar el mejor ángulo, no te quedes con la posición en la que el camarero te ha dejado el plato.

66     Recuerda que el interior del pulpo es blanco, ni verde ni amarillo. Si presenta alguno de esos colores, no lo comas y si no puedes conseguir una foto de él con su interior blanco, haz fotos alternativas, del local, de los cubiertos, de los muchos detalles que cualquier local ofrece.

Si de los 66 puntos tenéis en cuenta solo  6… tendréis magníficas instantáneas. De todas maneras, una cosa está clara, lo mejor viene después……. LA DEGUSTACION. Es lo mejor de la fotografía Gastronómica, el poder decir…. ¡Estaba riquíiiiisimo¡

El lunes mas….. y mejor…..